La escuela no es una empresa, ni la educación un negocio

Deyby Rodrigo Espinosa Gómez

Resumen


El presente artículo propone una reflexión crítica sobre la influencia del discurso empresarial en la escuela, el cual considera a la educación como un bien esencialmente privado y cuyo valor es ante todo económico. Hoy no cesa de escucharse cómo conceptos propios del mundo empresarial y mercantil se adhieren a la educación: «calidad», «competencias», «indicadores», «excelencia», «estándares», «evaluación por resultados», «pruebas estandarizadas», «oferta y demanda», «cliente y servicio», etc. Esto ha hecho que se sobrevalore esta clase de conceptos y no a la educación misma; es decir, los conceptos empresariales se usan como expresión genérica y como única verdad para caracterizar la educación. 

En ese sentido, en primer lugar, se expondrá las trampas, efectos y consecuencias de uno de los conceptos ori­ginarios del mundo empresarial como lo es el de calidad de la educación. En segundo lugar, surge la necesidad y la urgencia de develar prácticas alternas en defensa de una escuela que recupere la educación como valor social. 


Palabras clave


Calidad; calidad de la educación; escuela; educación; maestro.

Texto completo:

PDF


DOI: http://dx.doi.org/10.26620/uniminuto.praxis.17.21.2017.65-78

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN 0124-1494

eISSN 2590-8200

 Esta obra se encuentra bajo una licencia Creative commons Attribution-Noncommercial 4.0 International

___________________________________________________

Corporación Universitaria Minuto de Dios

Sede Principal - Facultad de Educación

Bogotá, Colombia