Atrás

La marcha del hombre

Hay un camino privado, inalienable, distinto para todos los hombres y es el camino que conduce a Dios. Todos marchamos por senderos diferentes y todos los caminos de los hombres de buena voluntad terminan en Dios. Pero hay momentos en que el camino se oscurece, en que cae la niebla y no se ve el rastro. Hay momentos en que el paisaje se nos huye, se nos escapa y no vemos, a nuestro alrededor, sino oscuridad y sombras. Entonces comprendemos que la angustia es inseparable del alma humana.

El hombre marcha acezante hacia Dios; todos nosotros. Ciertos días, todo es claro y diáfano, todo es bello, todo tiene su voz y su acento. Otros días, es el silencio de Dios y es la ausencia y es la monotonía. Sin embargo, debemos seguir adelante, a pesar que todo aparentemente sea rutinario, a pesar de que todo sea hostil y seco y pétreo, debemos seguir adelante; que más tarde, seguro, descubriremos el bosque oloroso de Dios.

García Herreros, R. (2013) Vivir, pensar, creer y morir. La marcha del hombre (306-307) Bogotá, D.C., Colombia: Editorial Corporación Centro Carismático Minuto de Dios.

 

Aumenta mi Fe – Athenas

Es necesario pedir a Dios que aumente nuestra fe en los momentos difíciles de la vida. En las situaciones en las que sentimos que no vemos una salida o una solución. La Fe es la certeza que tenemos de que en el siguiente paso que demos Dios estará ahí, no importa lo que suceda después él estará y esa es nuestra confianza.

 

Sigue adelante, da la batalla – P. Alberto Linero

Tenemos que seguir adelante no podemos dejarnos vencer por las dificultades y problemas a veces parecen mayores que nuestras fuerzas, pero Dios está con nosotros y él nos da su poder para que podamos vencer.