Atrás

Maravillosa existencia

Debemos sentir la inmensa alegría que nos trae la existencia, el estar todavía en ese misterio de posibilidades y de gracias que es la vida. Debemos saborear el gozo de existir. ¡Estamos con vida! ¡Qué extraordinario es esto! Deberíamos revolvernos de felicidad al recordarlo. La vida es el supremo don de Dios. Es la prueba de su predilección.

¡Mientras dura la existencia, podemos! Podemos amar a Dios, podemos labrar una esplendorosa eternidad… Podemos hacer el bien, hacer bello cada uno de nuestros días. ¡Hemos sido escogidos para nacer… para vivir…! Millones no fueron llamados a la vida… Millones ya murieron y ya no tendrán tiempo para realizar su santificación… ¡Para rectificar la vida! Mientras tanto, nosotros podemos, nosotros vivimos. ¡Lo esencial es que estamos en vida y podemos! ¡Podemos amar a Dios!

García Herreros, R. (2013) Vivir, pensar, creer y morir. Maravillosa existencia (146-147) Bogotá, D.C., Colombia: Editorial Corporación Centro Carismático Minuto de Dios.

Esperanza de vida – Fuente de vida

Yo soy la vid, y ustedes son las ramas. El que permanece unido a mí, y yo unido a él, da mucho fruto; pues sin mí no pueden ustedes hacer nada. Juan 15, 5. Separados de Dios nada podemos, sólo él tiene palabras de vida eterna. Él es la fuente de nuestra maravillosa existencia.

Debajo del árbol (cortometraje)

Un árbol frondoso y gigantesco es mudo e involuntario testigo de la reflexión nostálgica de Fidel Cuba, un hombre de avanzada edad que se cuestiona amargamente la etapa final de su existencia. Su soledad y pesimismo tendrán durante un encuentro inesperado una luz de esperanza, y entenderá que aún al final del camino siempre hay una misión que cumplir.