Un minuto con el fundador

UNA UNIVERSIDAD CRISTIANA


La Universidad Minuto de Dios será una bellísima universidad que cubrirá las necesidades del noroccidente de Bogotá. Queremos hacer una universidad cristiana... Esta universidad recalcará especialmente lo social. Vamos a formar ingenieros sociales que sean capaces de empeñarse en el desarrollo de los pueblos de Colombia. Allí se formarán los pedagogos que orientarán la nueva población de Colombia... Nuestra universidad va aportar algo muy importante hacia la nueva Colombia.

Los padres de familia tendrán satisfacción de que les ofrecemos una universidad cristiana, donde sus muchachos no se corrompen y donde darán el máximo de entrega a la ciencia y al bien del país.

Rafael García-Herreros,
Constructores de la nueva Colombia, pp.429-430

 

Esta sección del Campus de Colaboradores busca lograr que los colaboradores de UNIMINUTO manifiesten mayor identidad con la Institución, a través del conocimiento y amor provocado hacia la misma a partir de la enseñanza que deja la espiritualidad García-Herreriana.  Por lo tanto, aquí publicaremos permanentemente contenidos que nos recuerden esta identidad.

El llamado a la paz y el anuncio

“Nosotros anunciamos la resurrección de Cristo cuando su luz ilumina los momentos oscuros de nuestra existencia y podemos compartirla con los otros: cuando sabemos reír con quien ríe, y llorar con quien llora; cuando caminamos junto a quien está triste y está a punto de perder la esperanza, cuando contamos nuestra experiencia de fe a quien está en la búsqueda de sentido y de felicidad”. Papa Francisco

¡Se es otro!

El hombre que se entrega totalmente a Jesucristo y que recibe la promesa del Espíritu, aunque se halla en el mundo y no sale del ámbito de lo humano, sin embargo, es radicalmente distinto. Puede pertenecer a este o a aquel partido, puede trabajar en esto o en aquello, puede ser estudiante u obrero, puede tener las más diferentes situaciones; pero lo que no se le perdona a un seguidor de Jesucristo es que sea igual a los demás hombres.

El cristiano que se entrega a Jesucristo, que recibe el Espíritu hablada distinto, tiene una tonalidad que viene de lo divino, piensa diferente, tiene categorías que arrancan desde muy lejos, desde el infinito, tiene una luz distinta de la que ilumina a los humanos: es la luz del Espíritu.

El cristiano que ha recibido la promesa ama diferente.

García-Herreros, R. (2012). Quiero ser cristiano, D.C., Colombia. Editorial Corporación Centro Carismático Minuto de Dios.

Resurrección

 

No tengamos miedo a ser cristianos


Paz y reconciliación: Conservar la paz

Hoy vamos a meditar brevemente en ese divino capítulo 14 de san Juan, que nos presenta las mismísimas palabras de Jesús. Jesús dijo: “No pierdan la paz” (Jn 14, 1). Qué lindo, qué palabra tan bella: no perder la paz. Hay momentos en que todo se conturba, todo se opaca y no vemos soluciones; y escuchamos la palabra de Jesús que nos dice: “No pierdas la paz, conserva la paz; está tranquilo, nada va a pasar; cree en Dios y cree en mí” (cf Jn 14, 1).

Son dos tendencias de nuestra fe, Dios y Cristo. Dios infinito, Uno y Trino, Creador del universo; Y Cristo, el Señor, el Mesías, el Redentor, el hombre-Dios, el salvador personal, el que está cercano de nuestra vida, el que está inmediato a través del Espíritu Santo.

García-Herreros, R. (2012). Quiero ser cristiano, D.C., Colombia. Editorial Corporación Centro Carismático Minuto de Dios. 

Paz y reconciliación: La obligación de los cristianos

Dios nos puso para cuidar su creación. Para mejorarla y para usarla. Nuestra misión es adorar, amar y servir. Estamos todos obligados a embellecer a Colombia, a engrandecerla. Estamos todos los cristianos de Colombia en una obligación urgente de colaborar, de algún modo, para restaurar a Colombia.

Colombia está dando una nota falsa en el mundo y en la cristiandad. Aquí, en Colombia, somos todos cristianos y, sin embargo, diariamente el asesinato horrendo, el crimen mancha nuestra ciudad. Y, sin embargo, no hemos podido organizar un país justo. Mientras subsistan las grandes diferencias sociales, no habrá paz. Mientras haya el abismo de tugurios y grandes residencias, no habrá paz. Debería suscitarse un gran entusiasmo por Colombia.

No salgamos de la vida sin haber hecho el bien, sin haber plantado unas cuantas rosas, sin haber sembrado unos cuantos árboles, sin haber, sin haber hecho el bien a unos cuantos hombres, sin haber dado una cuota de servicio.

García-Herreros, R. (2010). Palabras a Dios, D.C., Colombia. Editorial Corporación Centro Carismático Minuto de Dios.

Misión en la familia: Hogares, santuario de alegría

Debemos hacer de nuestro hogar un santuario de alegría, de honradez, de trabajo y de santidad.

Uno de los medios más eficaces para esa transformación del hogar es, seguramente, la lectura diaria de la sagrada Escritura. Leer diariamente un trozo del Evangelio, de las epístolas de san Pablo, de los salmos, etc. Es el mejor alimento con que podemos nosotros nutrir a nuestros hijos y nutrirnos a nosotros mismos.

Si queremos educar a los hijos, si queremos santificar el hogar, si queremos hallar la paz y el camino, leamos diariamente en el hogar algunos párrafos del Evangelio de Jesús o de las enseñanzas de Pablo.

García-Herreros, R. (2012). Colombia para Cristo. Bogotá, D.C., Colombia. Editorial Corporación Centro Carismático Minuto de Dios.

La Misión como sentido de pertenencia: Profesionales cristianos

Queremos invitar a todos los hombres que tengan interés en el país y sueñen con algo mejor para él, a que se reúnan periódicamente y proyecten posiblemente cosas pequeñas, pero bellas, en favor de sus regiones.

Queremos invitar a todas las gentes amorosas de Colombia, que ven con inquietud la situación de miseria implantada hace muchos años, situación que nos rodea y nos amenaza; los queremos invitar a que se reúnan en grupos amigos, y planeen y realicen pequeñas cosas, pero bellas, que plasmarán el ideal de la futura Colombia.

Que en ningún pueblo se diga: “Aquí no hay nada. Los particulares no han hecho nada en favor de nadie”. Que en todas partes haya proyectos y realizaciones realmente ejemplares de los cristianos en busca de las soluciones que van a embellecer y a transformar a Colombia.

García-Herreros, R. (2012). Colombia para Cristo. Bogotá, D.C., Colombia. Editorial Corporación Centro Carismático Minuto de Dios.