Destacados

Novedades

Atrás

Una nueva civilización

Los invito a que formemos el Pueblo de Dios; a que construyamos un país nuevo, donde florezcan la justicia, la igualdad y el amor. Donde brille el progreso, por la colaboración de todos. Somos los únicos que podemos realizarlo, porque tenemos la fuerza del Espíritu Santo. Cualquier intento comunista o capitalista o simplemente humano es insuficiente. Ya está probado. Ha fracasado en todas partes.

Ante los partidos políticos, que por ninguna parte ofrecen la fuerza de la construcción de una nueva ciudad, igualitaria y amorosa, surge la fuerza del Espíritu Santo, que nos impulsa a todos a buscar un nuevo camino y a producir efectos de demostración por todas partes, que de un momento a otro configuren una nueva civilización: la civilización cristiana.

García Herreros, R. (2012) Colombia para Cristo. Una nueva civilización. (142-144) Bogotá, D.C., Colombia: Editorial Corporación Centro Carismático Minuto de Dios.

 

Somos el Pueblo de Dios. Marcos Witt

El pueblo de Dios es llamado a partir de la invitación del padre Rafael a construir un país donde la justicia y el amor sean pilares y lo hace bajo la convicción de la presencia del Espíritu Santo que acompaña y dirige. Con esta certeza pidamos a Dios nos dé la capacidad de poder acertar en nuestras acciones y con ellas transformar nuestra sociedad.

 

Cómo construir un País Mejor  

Es una tarea ineludible la que nos plantea el padre Rafael y en el padre Diego Jaramillo de ser instrumentos para la construcción de un mejor país, con la fuerza del Espíritu Santo que siempre anima en la búsqueda de un mejor camino.


Prueba